Feminismo, Clase y Anarquismo

25 Feb

La relación entre la sociedad de clases y el capitalismo

La característica que define a la sociedad capitalista es que está mayoritariamente dividida en dos clases fundamentales: la clase capitalista (la burguesía), hecha de dueños de grandes negocios, y la clase trabajadora (el proletariado), que consiste en más o menos todos los demás -la gran mayoría de la gente que trabaja por un salario. Hay, por supuesto, toda una gama de grises dentro de esta definición de sociedad de clases, y la clase trabajadora en sí misma no está hecha de un grupo homogéneo de personas, pero incluye, por ejemplo, trabajadores sin especialización así como la mayoría de lo que comúnmente se denomina la clase media, y puede haber, por ende grandes diferencias en ingresos y oportunidades para diferentes sectores de la clase trabajadora definida ampliamente.

“Clase media” es un término problemático ya que, aunque se usa frecuentemente, rara vez queda claro a quién se refiere exactamente. Usualmente “clase media” se refiere a trabajadores tales como profesionales independientes, pequeños dueños de negocios y administrativos bajos y medios. Sin embargo, estas capas medias no son realmente una clase independiente, ellas no son independientes del proceso de explotación y de la acumulación de capital que constituye al capitalismo. En general están en los límites de una de las dos clases principales, la clase capitalista y la trabajadora.(1)

Lo importante de analizar la sociedad como compuesta de dos clases fundamentales es entender que la relación económica entre estas dos clases, los grandes dueños de negocios y las personas que trabajan para ellos, se basa en la explotación y por ende estas dos clases tienen intereses materiales fundamentalmente opuestos.

El capitalismo y los negocios son, por naturaleza, movidos por la ganancia. El trabajo que un empleado realiza crea riqueza. Algo de esta riqueza se le da al empleado en su paquete salarial, el resto se lo queda el jefe, sumándose a sus ganancias (si los empleados no diesen ganancia no los emplearían). De esta manera, el dueño del negocio explota a sus empleados y acumula capital. Es parte del interés del dueño del negocio maximizar sus ganancias y mantener los costos de los salarios bajos; es del interés de los empleados maximizar su paga y mejorar las condiciones laborales. Este conflicto de intereses y la explotación de una clase por otra clase minoritaria, es inherente a la sociedad capitalista. Loa anarquistas tienen como finalidad abolir el sistema capitalista de clases y crear una sociedad sin clases.

La relación entre sexismo y capitalismo

El sexismo es una fuente de injusticia que difiere del tipo de explotación de clase mencionado más arriba de varias maneras. La mayoría de las mujeres viven y trabajan con hombres al menos parte de su vida; ellas tienen relaciones cercanas con hombres tales como su padre, hijo, hermano, amante, compañero, esposo o amigo. Mujeres y hombres no tienen intereses opuestos de una manera inherente; nosotras no queremos abolir los sexos sino abolir la jerarquía de poder que existe entre los sexos y crear una sociedad donde las mujeres y los hombres puedan vivir libremente y juntos en igualdad.

La sociedad capitalista depende de la explotación de clase. No depende sin embargo del sexismo y podría en teoría acomodarse en gran medida a un tratamiento similar de mujeres y hombres. Esto es obvio si miramos lo que la lucha por la liberación femenina logró en varias sociedades alrededor del mundo en los últimos, digamos, 100 años; en los que hubo mejoras radicales en la situación de mujeres y los supuestos que subyacían sobre qué roles son naturales y están bien para la mujer. El capitalismo, con el paso del tiempo, se ha adaptado al rol y status cambiante de la mujer en la sociedad.

El final del sexismo por ende no llevará necesariamente al final del capitalismo. De la misma manera, el sexismo puede continuar incluso después del capitalismo habiendo sido abolida la sociedad de clases. El sexismo es posiblemente la forma de opresión más temprana que existió, no sólo precede al capitalismo; sino que hay evidencia que el sexismo también precedió a formas más tempranas de la sociedad de clases(2). A medida que las sociedades se han desarrollado la exacta naturaleza de la opresión a las mujeres, la forma particular que esta toma, ha cambiado. Bajo el capitalismo la opresión de las mujeres tiene sus caracteres propios y particulares donde el sistema ha tomado ventaja de la histórica opresión de la mujer para maximizar sus ganancias.

¿Pero, qué tan realista es el fin de la opresión a la mujer bajo el capitalismo? Hay muchas formas en las que las mujeres son oprimidas como sexo en la sociedad actual -económicamente, ideológicamente, físicamente, etc.- y es probable que continúen las luchas feministas que llevarán a nuevas mejoras en la condición de la mujer. Sin embargo, aunque es posible ver que con la lucha varios aspectos del sexismo van perdiendo fuerza, hay aspectos del capitalismo que hacen muy poco probable la total igualdad económica de mujeres y hombres en el capitalismo. Esto es porque el capitalismo se basa en la necesidad de maximizar sus ganancias en un sistema tal que las mujeres estén en una desventaja natural.

En la sociedad capitalista, la habilidad de dar a luz es un defecto. El rol biológico de la mujer implica que (si tienen hijos) tendrán que tomarse al menos alguna licencia con goce de sueldo en su trabajo. Su rol biológico también las hace en última instancia responsable por cualquier chico que traigan al mundo. En consecuencia, la licencia paga por maternidad, permiso para uno de los padres, licencia de padres, licencia para encargarse de hijos enfermos, guarderías gratuitas y servicios para la atención infantil, etc., serán siempre especialmente relevantes a las mujeres. Por esta razón las mujeres son económicamente más vulnerables que los hombres en el capitalismo: ataques a las ganancias como guarderías, permisos a un padre, etc. afectarán siempre desproporcionadamente más a la mujer que al hombre. Y sin embargo sin plena igualdad económica es difícil verle un fin a las desiguales relaciones de poder entre mujeres y hombres y la ideología asociada al sexismo. Entonces, aunque podemos decir que el capitalismo podría acomodarse a la igualdad del hombre y la mujer, la realidad es que la realización total de esta igualdad será muy poco probablemente lograda en el capitalismo. Esto es simplemente porque hay una penalización económica relacionada a la biología de la mujer, que hace que la sociedad capitalista, movida por la ganancia, sea inherentemente parcial contra la mujer. Seguir leyendo

Así nomás: Para que se informe del CONDÓN FEMENINO

5 Feb

El condón femenino ayuda a proteger a la pareja de un embarazo, y de infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH/SIDA. Es el único dispositivo controlado por la mujer que ofrece esta protección. El condón femenino es de plástico delgado en forma de tubo, es flexible y se usa adentro de la vagina. Un anillo suave al fondo del tubo cubre el cuello uterino y lo mantiene dentro de la vagina durante el coito. Otro anillo en la otra punta permanece fuera de la vagina y cubre un poco el área de los labios. El condón femenino forma una barrera entre una y la otra pareja para prevenir que se compartan los flujos del cuerpo, como los espermatozoides, la sangre, o la saliva. Esto ayuda a asegurar que no pasen enfermedades de transmisión sexual y que no ocurra el embarazo. Los condones femeninos son del 79% al 95% efectivos.

Uso

El condón femenino se puede insertar hasta ocho horas antes del sexo y sólo son efectivos si se insertan antes del sexo. Puede ser un poco torpe al principio, pero con la práctica su uso se hace más fácil. Tome su tiempo, practique insertar el condón antes de la estimulación erótica inicial. Puede pararse con un pie en la silla, sentarse con las rodillas separadas, o puede acostarse. El uso de lubricante puede ayudar a mantener el condón en su lugar y disminuir el ruido durante el sexo.

No se debe usar un condón femenino y uno masculino al mismo tiempo. Después de la estimulación erótica inicial, deseche el condón y NO LO VUELVA A USAR.

Relaciones sexuales

Para insertar el condón, oprima el anillo en la punta cerrada del tubo. Use una mano para separar los labios extremos, e inserte el condón oprimido adentro del canal de la vagina. El anillo interno se debe empujar pasado el hueso púbico y debe cubrir el cuello uterino.

Después de insertar el condón, asegúrese de que no esté torcido. Como una pulgada del extremo externo del condón quedará fuera del cuerpo. Necesitará mantener en su lugar el condón femenino durante el sexo, pero puede aumentar el estímulo femenino. Después del coito, oprima y tuerza el anillo externo para mantener todo el flujo, incluyendo el semen con los espermatozoides, dentro del condón. Sáquelo jalándolo suavemente y deséchelo.

Su salud

No hay efectos secundarios físicos asociados con el uso del condón femenino. Sin embargo, existe la posibilidad de que el condón se resbale o se rompa durante el sexo. Si esto ocurre, la mujer tiene la opción de tomar el Anticonceptivo de Emergencia o “La Píldora del Día Siguiente”.

Ventajas

* Previene las infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH y el SIDA.
* Protege la vulva y la vagina.
* No reduce el estímulo de la pareja masculina.
* Está disponible sin receta.
* No tiene efectos secundarios hormonales.
* La gente que es sensible al látex pueden utilizarlo.
* Se puede utilizar junto con lubricantes que contengan aceite y lubricantes con base de agua.
* Se puede insertar antes de que comience la estimulación sexual.
* La inserción puede ser parte de la estimulación sexual.
* No hace falta una erección para mantener el condón en su lugar.
* No afecta su fertilidad en el futuro.

Desventajas

* Se nota durante el sexo.
* Puede ser difícil de usar e insertar.
* No contiene espermicidas.
* Puede romperse o gotear.
* Cuesta casi tres veces más de lo que cuestan los condones masculinos.

Anticonceptivo de Emergencia

Puede prevenir un embarazo después del sexo tomando Píldoras Anticonceptivas de Emergencia (EC por sus siglas en inglés). Puede usar la marca Plan B y también las píldoras anticonceptivas regulares como anticonceptivo de emergencia. Se deben tomar durante las primeras 120 horas de haber tenido relaciones para prevenir el embarazo. El cuerpo recibe un estallido de hormonas sintéticas corto pero alto, interrumpiendo el curso necesario para el embarazo. En el Estado de Washington usted puede conseguirlo directamente de un farmacéutico. Para encontrar un proveedor cercano, llame al número gratuito 1-800-584-9911, nacional las 24 horas del día se habla español e inglés, o visite el sitio web http://www.NOT-2-LATE.com.
Su cuello uterino

El cuello uterino es la apertura del útero por donde nacen los bebés, y por donde pasa la sangre de su regla y los espermatozoides. También es por donde se realizan los abortos.
Varios métodos anticonceptivos, incluyendo el condón femenino, el diafragma y el capuchón cervical, cubren el cuello uterino impidiendo que pasen los espermatozoides al útero. Otros métodos anticonceptivos usan hormonas para cambiar la mucosidad alrededor del cuello uterino, haciendo que la apertura sea más resistente al esperma. Los métodos hormonales incluyen Depo Provera y los anticonceptivos orales.

Los cuerpos de las mujeres también producen naturalmente las hormonas que cambian el aspecto del cuello uterino durante el ciclo menstrual. Las mujeres pueden aprender más sobre el cuello uterino haciéndose un examen a sí mismas para ver los cambios según ocurren. Para información sobre cómo hacerse un examen a sí misma, recoja un folleto de la clínica y pregúntele a su proveedor. Ella o él puede darle instrucciones y un espéculo.

Luxemburgo, una Rosa roja para el siglo XXI

18 Ene

Por: Néstor Kohan | La Jiribilla

Su energía impetuosa y siempre en vilo aguijoneaba
a los que estaban cansados y abatidos, su audacia intrépida
y su entrega hacían sonrojar a los timoratos y a los miedosos…”
Clara Zetkin

“El socialismo no es, precisamente, un problema de
cuchillo y tenedor, sino un movimiento de
cultura, una grande y poderosa concepción del mundo…
Carta de Rosa Luxemburgo a Franz Mehring”
(febrero de 1916)

Apenas 80 años de un asesinato. Eso indica la fría marca del calendario. Recordada desde un continente como el nuestro, que ha sufrido durante el siglo XX —para no mencionar los anteriores— represiones, matanzas y genocidios salvajes a manos de las clases dominantes, su muerte podría computarse simplemente como una más de las tantas víctimas del capitalismo. Un número, solo eso, en la aridez de la estadística. No es el caso.

Las revoluciones del futuro, que las habrá no por mandato predeterminado de LA Historia (con mayúsculas) sino por la voluntad colectiva y el accionar político de los pueblos latinoamericanos, recuperará la memoria de cada uno de esos mártires masacrados y desaparecidos por el capitalismo. El combate socialista por el futuro se desarrollará entre nosotros no solo pensando en un porvenir “luminoso” sino fundamentalmente —como señalaba Walter Benjamin para el caso europeo— a partir del recuerdo imborrable de todos nuestros compañeros oprimidos, explotados y asesinados de la historia pretérita.

Entre todos ellos y ellas el ejemplo de Rosa Luxemburgo ocupará uno de los primeros lugares. Su memoria sigue aún hoy descolocando y desafiando la triste mansedumbre que actualmente pregonan los mediocres con poder.

Partiendo de esta realidad, cabe preguntarse, ¿por qué se torna imperioso recordar hoy, precisamente hoy, a Rosa cuando muchos otros nombres también ligados al socialismo internacional apenas son aptos para rellenar los libros de historia? Este modesto artículo tiene por objetivo el intento de comenzar a responder esa acuciante pregunta.

En primera instancia constatamos que el simple recuerdo de su figura, siempre sospechada de “hereje” por los que hasta ayer nomás monopolizaban el estandarte de la “ortodoxia” marxista, resulta de una incomodidad insoportable para una tradición de pensamiento que ella estigmatizó sin piedad en Reforma o revolución y en La crisis de la socialdemocracia: el reformismo.

El aniversario de su muerte constituye la gran mancha negra de la socialdemocracia, supuestamente “abanderada de los derechos individuales” frente a las corrientes por ellos —los profetas rosados de la democracia burguesa— despectivamente denominadas “jacobinas, blanquistas, partisanas, leninistas” del socialismo.

Se sabe. Los responsables de su asesinato (como el de Liebknecht) fueron Gustav Noske, Scheidemann y Friedrich Ebert. El nombre de este último bautizó incluso a una conocida fundación de la socialdemocracia alemana que durante los años ’80 coqueteó con posiciones “progresistas” cooptando mediante grandes sumas de dinero a numerosos intelectuales latinoamericanos presurosos de olvidar su pasado revolucionario.

El trauma histórico de este asesinato quedó siempre latente. Ni siquiera Willy Brandt cuando fue alcalde de Berlín en la última posguerra fue capaz de ponerle una placa recordatoria al puente desde el cual fue arrojado al agua el cuerpo sin vida de Rosa (una placa que sí puso la aún más derechista y reaccionaria democracia cristiana alemana, solo para ironizar sobre sus rivales electorales). El solo hecho de mencionar su nombre seguramente haría temblar los labios de todos aquellos partidarios de la reunificación alemana que han vuelto a poner en el primer plano de la política contemporánea al neonazismo, al antisemitismo y a la política de gran potencia —eurodólar mediante— del Reicht alemán.

En este cansado fin de siglo, cuando muchos disidentes y herejes vuelven a la nave madre y al hogar común de la socialdemocracia (el ex PC Italiano a la cabeza) propagandizando una supuesta “tercera vía”, convendría entonces reencontrarse con la herencia insepulta de Rosa y sus demoledoras críticas al reformismo.

Pero volver a respirar el aire fresco de sus escritos también nos permite reactualizar la inmensa estatura ética que tiñó en ella al socialismo en momentos en que socialistas “renovados” del cono sur —como por ejemplo el canciller chileno— marchan presurosos a Londres a socorrer al dictador Pinochet en nombre del “realismo”, de la razón de estado, de la “gobernabilidad” y del pragmatismo socialista. Exactamente los mismos ejes y las mismas banderas contra las cuales dirigió sus ácidos dardos Rosa en las mejores de sus polémicas.

Su palpitante actualidad nos invita además a replantearnos toda una gama de cuestiones teóricas que aún hoy están a la orden del día en la agenda política de los revolucionarios. Y que seguramente lo estarán en el siglo que viene.

Sucede que, además de refutar y combatir despiadadamente al reformismo, Rosa también fue una dura impugnadora del socialismo autoritario. En un folleto que ella escribió durante 1918 en prisión sobre la naciente revolución rusa, hundió el escalpelo en los peligros que entrañaba ante sus ojos cualquier tipo de tentación de separar el ejercicio del poder soviético de la democracia obrera y socialista.

Ante la crisis y el derrumbe de la burocracia soviética (que dilapidó el inmenso océano de energías revolucionarias generosamente brindado por el pueblo soviético desde 1917 hasta la victoria sobre el nazismo, pasando por el triunfo de la guerra civil) aquellas premonitorias advertencias de Rosa merecen ser seriamente repensadas. Más que todo si tomamos en cuenta que además Polonia y Alemania —donde actuó políticamente Rosa—, fueron dos países cuyos modelos de socialismo autoritario y burocrático análogos al soviético entraron en crisis terminal y se derrumbaron como un castillo de naipes hace apenas una década.

Aquel célebre folleto crítico sobre la revolución rusa fue publicado póstumamente con intenciones polémicas por Paul Levi —un miembro de la Liga Spartacus y del KPD alemán, luego disidente y reafiliado al SPD. Cabe agregar que Rosa cambió de opinión sobre su propio folleto al participar ella misma de la revolución alemana. Sin embargo, aquel escrito fue utilizado para intentar oponer a Rosa frente a la revolución rusa y sobre todo frente a Lenin (de la misma manera que luego se repitió ese operativo enfrentando a Gramsci contra Lenin o más cerca nuestro al Che Guevara contra la Revolución Cubana). Se quiso de ese modo construir un luxemburguismo descolorido y “potable” para la dominación burguesa.

Al resumir sus posiciones críticas hacia la dirección bolchevique, cuya perspectiva revolucionaria general compartía íntimamente, Rosa se centró en tres ejes problemáticos. Les cuestionó la catalogación del carácter de la revolución, su concepción del problema de las “guerras nacionales” y la relación entre democracia y terror.

No solo Lenin (en su famosa crítica del folleto de Junius, seudónimo de Rosa) y Trotsky le señalaron sus errores. También Lukacs en Historia y conciencia de clase tomó partido en el debate. Entre esos señalamientos figuran en primer término su subestimación de la forma política consejista (que asumió en Rusia el carácter de soviet) como una alternativa radical frente a la democracia burguesa. En ese sentido creemos que Lukacs había dado en el clavo cuando —sin dejar de reivindicarla como un faro metodológico para el marxismo— le señaló a Rosa su inconsecuencia al no diferenciar las transformaciones específicamente políticas de las revoluciones burguesas (Inglaterra-1688 y Francia-1789) de la revolución socialista (Rusia-1917). En aquellas primeras dos se trataba, según Lukacs, de depurar el Parlamento, mientras que en 1917 se había intentado en cambio suplantarlo por los soviets.

Y en ese punto se puede ubicar la radical diferencia entre un tipo y otro de revolución, pues en la transición al socialismo no se trata ya de acelerar o retardar el desarrollo autónomo e independiente de la economía por parte del estado sino, por el contrario, de dirigirla conscientemente (una opinión donde el Che coincidirá evidentemente con Lukacs en sus debates sobre el cálculo económico y el sistema presupuestario de financiamiento).

Al mismo tiempo Rosa, siempre según la opinión de Lukacs, habría subestimado en aquel folleto el papel cumplido en la revolución rusa por las fuerzas no proletarias y por lo tanto en su esquema habría terminado desdibujado el lugar y la función estrictamente hegemónica del partido proletario sobre el resto de las fracciones sociales que habían participado del octubre insurrecto.

Si bien es cierto que aquel escrito adolece de este tipo de equivocaciones, también resulta insoslayable que Rosa acertó al señalar algunos agujeros vacíos cuya supervivencia a lo largo del siglo XX generó no pocos dolores de cabeza a los partidarios del socialismo.

Entre estos últimos creemos que Rosa sí tuvo razón cuando sostuvo que sin una amplia democracia socialista —base de la vida política creciente de las masas trabajadoras— solo resta la consolidación de una burocracia. Según sus propias palabras, si este fenómeno no se puede evitar, entonces “la vida se extingue, se torna aparente y lo único activo que queda es la burocracia”. La historia, en el caso del socialismo europeo, le dio lamentablemente la razón.

La necesaria vinculación entre socialismo y democracia política y los riesgos de eternizar y tomar como norma universal lo que era en realidad producto histórico de una situación particular, es decir, el peligro de hacer de necesidad virtud en el período de transición al socialismo, constituye el eje de su pensamiento que probablemente más haya resistido el paso del tiempo.

Pero esta crítica de Rosa, dura y sin contemplaciones a pesar de su ferviente adhesión al bolchevismo, no implica soslayar la necesaria crítica que hoy debemos hacer a las formas “democráticas” (en realidad republicanas parlamentarias, no democráticas) con que el capitalismo ejerce su dominación y su hegemonía en las sociedades modernas occidentales. Una crítica desarrollada a fondo por el intelectual que fue más lejos —incluso más allá de la misma Rosa— al pensar las condiciones de una revolución anticapitalista en Occidente, Antonio Gramsci.
Seguir leyendo

Asesinan a activista que luchó contra los feminicidios en México

14 Ene

Susana Chávez, poeta y activista que alzó su voz contra los feminicidios de Ciudad de Juárez, México, fue violada y asesinada en ese lugar –de donde era oriunda- la semana pasada (5 de enero 2011). El feminicidio ocurre sólo a 21 días del asesinato de Marisela Escobedo Ortiz, madre que luchaba por justicia para su hija asesinada en 2008 en la misma ciudad mexicana.

De acuerdo a lo que ha trascendido en la prensa y en diversos sitios feministas, el cuerpo de Susana Chávez habría sido encontrado hace una semana. Su mano izquierda estaba cercenada y una bolsa cubría su cabeza. Aún así, recién ayer su identidad fue confirmada públicamente por las autoridades.

Chávez tenía 36 años y fue la creadora de la frase “Ni una muerta más” en la campaña con cruces rosas que recuerdan a las mujeres muertas por misoginia en Juárez. Si bien su participación en actividades de defensa de los derechos femeninos era reconocida en la región, las autoridades aseguran que su crimen no está relacionado a ninguna causa política.

“El asesinato fue un asunto personal (…) de gente que toma, que se droga”, aseguró el fiscal de Chihuahua, Carlos Manuel Salas, quien también explicó que los asesinos de Susana ya están en prisión.

La versión de la fiscalía apunta a que la activista se encontraba sola bebiendo en un bar, donde conoció a tres menores de edad (17 años), quienes la invitaron a la casa de uno de ellos para “seguir tomando”. Allí, después de una rencilla donde ella habría dicho ser policía, fue brutalmente asesinada, entre medio de drogas y alcohol.

Sergio Rubén Cárdenas, “El Balatas”; Aarón Roberto Acevedo, “El Pelón”; y Carlos Gibrán Ramírez, “El Pollo”, todos menores de edad, fueron capturados flagrantes con el cuerpo de la mujer en las manos, por lo que el relato de los hechos viene directamente de quienes supuestamente perpetraron el asesinato.

Sin embargo, familiares y cercanos de Susana, aseguran que esta versión es falsa y que los asesinos la siguieron hacia un callejón donde la violaron y asfixiaron. La madre de la activista, asegura que su hija iba a encontrarse con amigas cercanas, “y pues no alcanzó a llegar donde ella iba”, contó al Diario Local de México.

Una amiga de la víctima, declaró al mismo medio que “ha habido una especie de persecución en contra de quien levante la voz, por eso en las últimas marchas las mujeres han llevado el rostro cubierto, porque hay un temor real”, revelando las graves violaciones a los derechos humanos que viven las mujeres en la ciudad fronteriza de Juárez.

En este sentido, Amnistía Internacional emitió un comunicado, donde repudia el asesinato de Susana y plantea que “aunque no habría evidencia para suponer que el asesinato estuviera relacionado con su activismo, su muerte es otra prueba de que el feminicidio en Ciudad de Juárez y en el estado de Chihuahua – donde organizaciones gubernamentales registraron más de 446 asesinatos de mujeres en 2010- se ha disparado”.

Además, remarcan que “el fracaso de las autoridades locales y federales en abatir la violencia y terminar con la impunidad de los responsables es cada vez más evidente”.


Mijaíla Brkovic Leighton
El Ciudadano

 

fuente: http://www.elciudadano.cl/2011/01/13/asesinan-a-activista-que-lucho-contra-los-feminicidios-en-mexico/

DECLARACIÓN PÚBLICA: Aborto Terapéutico, una Deuda con los Derechos de las Mujeres…

12 Ene

Abortoterapeuticochile

En Chile se ha instalado con fuerza el debate sobre la reposición del aborto terapéutico, a partir del testimonio de una periodista afectada por un embarazo con feto inviable, quien se vio imposibilitada de abortar. Su franco reclamo, escuchado en la televisión por millones de personas, ha abierto a la discusión pública un tema tradicionalmente silenciado e incluso vetado en los debates nacionales. Otras mujeres en condiciones similares ya han comenzado a dar testimonios conmovedores.
A raíz de ello se han presentado dos proyectos de ley sobre aborto terapéutico que se suman a propuestas anteriores; y que avanzan en el sentido de reponer un derecho que fue cercenado por la dictadura militar. El gobierno de Sebastián Piñera, sin embargo, ya ha anunciado que no respaldará ninguna legislación en este sentido, demostrando con claridad su total irrespeto con la vida, la salud y los derechos de las mujeres.
Efectivamente, el aborto terapéutico estuvo vigente en el país desde el año 1931 hasta 1989, cuando fue derogado por el régimen dictatorial de Pinochet, en directa connivencia con la jerarquía de la iglesia católica. De regreso a la democracia, ningún gobierno se ha comprometido a saldar esta deuda histórica con los derechos humanos de las mujeres.

Por lo tanto, sostenemos que en Chile los derechos humanos de las mujeres en sexualidad y reproducción no son reconocidos, respetados ni protegidos, y que el Estado es responsable directo de esta grave omisión, siendo la penalización absoluta del aborto, incluso del terapéutico, la prueba más palpable de ello. Esto significa que si una mujer corre riesgo de vida y de salud por la gestación, si esta es producto de violación, o si el feto presenta gravísimas malformaciones, se verá impedida de solicitar una interrupción segura y legal del embarazo, y si decide no continuarlo, deberá acudir al mercado ilícito del aborto clandestino. Esta imposición de la institucionalidad del Estado respecto de lo que pueden o no pueden hacer las mujeres con sus vidas y sus cuerpos, es inaceptable y transgrede los principios éticos de autodeterminación y autonomía a los que todo ser humano debe tener derecho.

Anualmente, entre 120.000 y 160.000 mujeres de distintas edades y condición social se realizan abortos clandestinos en el país, la mayoría de ellos insalubres, a manos de personas no capacitadas, corriendo el riesgo de ser denunciadas, encarceladas, maltratadas, e incluso de morir a causa de estos procedimientos riesgosos, o quedar con secuelas irreversibles, como la infertilidad. Por el contrario, las mujeres con recursos suficientes acceden a abortos seguros, aunque clandestinos, en clínicas con buena calidad de atención, y no son condenadas penal ni socialmente por su decisión, lo que hace visible la existencia de un vergonzoso doble estándar social.

Por lo tanto, la penalización total del aborto en Chile constituye un grave problema de salud pública, pero también de derechos humanos y de justicia social, pues son las mujeres pobres quienes se ven gravemente afectadas por esta legislación punitiva, la que constituye una forma explícita de discriminación, inequidad, violencia y tortura que la institucionalidad del Estado impone sobre ellas, con el apoyo activo de entidades como la Iglesia Católica y otras. Esto contraviene el espíritu de diversos tratados de derechos humanos ratificados por Chile, como la Declaración Universal de DDHH, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, entre otros, que lo obligan a cautelar y proteger una serie de derechos humanos de las mujeres. Ante ello, diversos Comités de la ONU han solicitado reiteradamente al Estado chileno reparar esta situación, sin obtener respuestas satisfactorias.

Una maternidad no debe ser impuesta por mandatos culturales o religiosos ni por leyes castigadoras que, en la práctica, constituyen un gran fracaso legislativo. De hecho Chile es uno de los países con mayores tasas de aborto en nuestra región latinoamericana y caribeña. Frente a ello, llamamos a la sociedad en su conjunto, y a todos los movimientos sociales que defienden los derechos humanos en el país, la región y en el mundo, a unirse solidariamente con una campaña ciudadana para exigir al Estado chileno la inmediata revisión de la legislación punitiva sobre el aborto, así como también para que cesen las persecuciones de las mujeres que abortan, quienes a menudo son delatadas en los mismos servicios de salud, convertidos en agentes de la persecución penal del Estado.

Aborto terapéutico, demanda mínima de las mujeres frente al Estado chileno hoy protesta de rechazo a Mañalich

7 Ene

Frente a las declaraciones del ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien calificó como “un montaje” el caso de Claudia Pizarro, mujer quien demandaba un aborto terapéutico por gestar un feto anencefálico, numerosas organizaciones sociales de mujeres y derechos humanos realizarán hoy  7 de enero, a las 13.30 horas, una manifestación frente al Ministerio de Salud, repudiando la postura de la autoridad.

La convocatoria apunta al hecho de que el aborto terapéutico en Chile, derogado por la dictadura militar de Pinochet el año 1989, es una deuda histórica de todos los gobiernos desde el regreso de la democracia, y que la legislación punitiva no ha significado una disminución del número de abortos en el país, que alcanzan a aproximadamente 160 mil cada año, todos ellos clandestinos.

Asimismo, son las mujeres pobres quienes sufren las consecuencias más graves, tanto en términos sanitarios como legales, pues frecuentemente son denunciadas en los hospitales que atienden las complicaciones de abortos inseguros. Esto convierte al aborto en un problema de derechos humanos y justicia social, al mismo tiempo que de salud pública.

Más aún, las organizaciones convocantes enfatizan el hecho de que toda mujer tiene el derecho a tomar decisiones libres sobre su salud sexual y reproductiva, y que en el caso de mujeres cuyas vidas están en riesgo por el embarazo, que han sido violadas, o que gestan fetos con gravísimas malformaciones incompatibles con la vida, deben tener acceso garantizado a la interrupción legal y seguro del embarazo. En el caso de Claudia Pizarro, la alteración de su examen de Papanicolau obligaba a hacer un diagnóstico certero dentro de 40 días por el peligro de cáncer, por lo que la espera hasta el término del embarazo representaba indiferencia por su vida y una tortura psicológica por la obligación de llevar en su vientre un feto sin cerebro, inviable.

La movilización ciudadana continuará con otras acciones dirigidas a interpelar a otros poderes públicos, en especial el mundo parlamentario, para que se mantenga abierto el debate y se generen cambios legales.

Fuente: http:articulacionfeministachile.blogspot.com

Simone de Beauvoir “precursora de la categoría Género”…

7 Ene

Por: Claudia Herrera /Tribuna Popular Nº 183.-

“El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres”
Novelista, filósofa existencialista y feminista francesa (1908-1986). Revolucionó con sus contundentes afirmaciones el mundo patriarcal donde interactuaba cotidianamente.

 

Fundadora junto a Camus y Sartre de la revista “Tiempos Modernos” (1945), publicó novelas y ensayos como: “Todos los hombres son mortales”, “Memorias de una joven de buena familia”, “La sangre de los otros”, “Los Mandarines”, “Las bellas imágenes”, “La mujer rota”, “Final de cuentas”, “Para una moral de la ambigüedad “, “América al día”, entre otros escritos.

 

Su obra con mayor aporte al pensamiento moderno y libro de obligada consulta para el movimiento feminista “El segundo sexo” (1949), el cual redimensionó la percepción sobre la figura femenina en la sociedad, su condición social, las característica de los roles asignados a mujeres y hombres, su participación en la producción y reproducción de la vida material, la condición de opresión a la cual ha sido sometida.

 

Sus observaciones y análisis estuvieron enmarcados en la corriente marxista y psicoanalítica; afirmando de manera contundente que la emancipación de la mujer y su lucha estaba asociada al tema de la lucha de clases, aunque la consideraba que el abordaje de ambas era diferente y concomitante.

Aseguraba que “la mujer no nace, la mujer se hace”, esto evidencia la percepción histórico-social de modos de ser para la mujer y su consideración como “sexo débil”.

Una de sus frases más citadas “No se nace mujer: llega una a serlo. Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino”.

Creía fervientemente que la ocupación de la mujer en espacios históricamente ocupados por los hombres, como el mundo de trabajo, era necesario para poder ser considerada libre: “Mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que la separa del hombre. El trabajo es lo único que puede garantizarle una libertad completa”. En esto destaca que la diferencia entre hombres y mujeres no es un asunto biológico sino de condicionamiento psicológico y social impelido por la socialización patriarcal.

Compartió vida de pareja con otro reconocido existencialista: Jean Paul Sartre, a quien conoció cuando estudiaba en La Sorbona. Convivieron en relación concubinaria durante 51 años y decidió no tener hijos, ambos hechos tambalearon a la conservadora sociedad allende y aquende las fronteras parisinas.

Estuvo convencida de que las personas podían tener la libertad de escoger, interpretación que otra feminista de nuestras épocas (Marcela Lagarde), denomina como identidad optada que da al traste con la identidad asignada históricamente a las mujeres.

Es oportuno destacar que nació en una familia burguesa de profundas raíces religiosas, lo cual hace resaltar de manera superlativa su valiente postura de analizar y proponer transformaciones sociales que aportaran valiosos recursos para la liberación de las mujeres.

Hoy en día, siguen vigente sus apreciaciones y sobre todo, la posibilidad de haber constituido invalorables elementos que condujeron posteriormente a la consolidación de los estudios sobre la categoría de género, y la contribución para las ciencias sociales, políticas y humanistas que se traducen en herramientas para la lucha de la liberación de las mujeres.

La Familia como Agente Económico

5 Ene

Las fuerzas de producción ubican a la familia como medio de reproducción de la fuerza de trabajo. En las sociedades capitalistas el capital es incapaz por sí mismo de reproducir la fuerza laboral necesaria para la producción social de mercancías; por tanto debe existir un agente que actúe como medio de reproducción de dicha fuerza laboral, responsabilidad que corresponde a la familia en general, pero que recae casi exclusivamente sobre la Mujer.

En una economía de mercado la gran mayoría de trabajadores depende de un salario que se incorpora como recurso para su subsistencia y la de su familia. Se está en presencia de una multitud de personas, hombres y mujeres, que en el devenir histórico han perdido su existencia objetiva, es decir, no son propietarios de medios de producción, -han sido separados de la tierra- y dependen de la venta de su fuerza de trabajo; por tanto, ahora su existencia es subjetiva y sólo al encontrar un comprador pueden conectarse al flujo de la economía. El capitalismo convierte así al propietario en asalariado, miembro de la clase trabajadora y, a las familias, en emprendedoras de procesos para proveer mano de obra, a la vez que homogeniza la iniciación de tales procesos pues éstas parten de la adquisición de un salario. En tal circunstancia su fuerza de trabajo es mercancía y en consecuencia, debe tener valor de uso y valor de cambio.

El valor de cambio de la fuerza de trabajo está dado por el valor de los medios de existencia indispensables para satisfacer necesidades físicas, sociales y culturales del obrero y de su familia. La fuerza de trabajo debe tener un soporte; alguien que la contenga; y sólo existe mientras ese ser depositario esté vivo; desaparecido éste, desaparece la fuerza de trabajo. Para mantener la vida del trabajador y de su familia se necesitan medios de existencia: alimentos, vestido, techo, drogas, etc. Las personas se agotan a diario y deben recuperarse, en una dinámica continua que hace que puedan estar siempre dispuestas a producir; la compensación se hace a cuenta del trabajador y de su familia con base, en parte, en un salario y este es, en síntesis, el valor de cambio del trabajo expresado en dinero.

Como cualquier mercancía, la fuerza de trabajo debe tener un valor de uso, es decir servirle a alguien para algo; ese alguien es el capitalista que compra la mercancía para satisfacer su necesidad de acumulación de excedentes como requisito necesario para mantenerse en el mercado. En esta línea, la mercancía fuerza de trabajo, la compra el capitalista porque en el proceso de producción el obrero genera un valor superior al valor de la fuerza de trabajo que el capitalista le reconoce a través del salario; es decir, crea un excedente que va para el capitalista y que Marx denomina plusvalía.

En palabras de ZARETSKY, “la clase capitalista organiza la producción material como un sistema de producción de mercancías e intercambios con base en la organización del trabajo a partir de la mano de obra asalariada, para el caso, una mercancía. A través de una remuneración inferior al valor que el trabajador produce, el capitalista está en capacidad de apropiarse del excedente proveniente de un tiempo laboral no pagado. El excedente es la base social para la existencia de la clase capitalista”.

El tránsito de una existencia objetiva a una subjetiva, significó para el trabajador y su familia la pérdida del carácter de propietarios; una vez separados de los medios y del material de trabajo, la propiedad se reduce a la fuerza de trabajo que va al mercado para el intercambio y allí quedan veladas las relaciones entre las personas. De la misma manera como la relación entre dos mercancías -pan y lino- oculta los vínculos entre el panadero y el tejedor, las relaciones salario-fuerza de trabajo son en el fondo intercambios entre el portador de la fuerza de trabajo y un patrón que la requiere para extraer trabajo excedente y convertirlo en plusvalía, la cual se acrecienta por la existencia de “cierta forma de vida familiar… el trabajo asalariado es sostenido por el trabajo socialmente necesario, pero privado, de amas de casa y madres”. (ZARETSKY, 1976: 25)
Seguir leyendo

Violencia de género: De la imagen al cuerpo

14 Dic

SEMlac.- La violencia contra las mujeres se ejerce no solo en el plano físico, psicológico, económico, legal, político y laboral. Los medios de comunicación masiva, el cine, la publicidad y el video clip son también espacios de perpetuación de la violencia de género.

Así lo expresaron especialistas, realizadoras, líderes indígenas latinoamericanas y estudiantes durante los debates del taller Imágenes Generan Reflexión. Acerca de la Violencia de Género y su Representación Audiovisual, convocado por la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, en La Habana, en el contexto de la Jornada por la No Violencia contra las Mujeres.

“El tratamiento que hoy tipifica a los grandes medios de comunicación masiva y su expresión en las industrias culturales es profundamente sexista y, por tanto, es violencia simbólica hacia las mujeres”, señaló la periodista cubana Isabel Moya Richard, directora de la Editorial de la Mujer de la Federación de Mujeres Cubanas.

La también presidenta de la Cátedra de Género y Comunicación del Instituto Internacional de Periodismo José Martí habló del papel de los medios de comunicación como uno de los socializadores más importantes en la contemporaneidad, que establece referentes para las personas y ha llegado a sustituir, en algunas sociedades, el protagonismo de la familia y la iglesia.

El concepto de violencia simbólica fue establecido por el teórico francés Pierre Bourdieu como la articulación de mecanismos, imágenes y prácticas que tratan de imponer una visión del mundo que se pretende legítima.

“Me parece central dejar esclarecido que toda relación social se estructura a nivel simbólico y todo orden simbólico se establece como discurso”, dijo Moya, explicando cómo, en pleno siglo XXI, se continúan reproduciendo roles e imaginarios decimonónicos.

Con nuevas ropas, retoques estéticos y halo de contemporaneidad se perpetúa el poder masculino, al tiempo que se vende una imagen que induce a las mujeres a construir una identidad basada en su representación como objeto y víctima, promoviendo el inmovilismo y la desarticulación ciudadana.

La publicidad y el video clip constituyen discursos fundamentales en la actualidad, aseguran especialistas. Hijos de las sociedades capitalistas y globalizadas, ambos venden la imagen de las mujeres como meros objetos de deseo e intercambio comercial.

El cuerpo femenino se fragmenta y cosifica de tal manera que pierde su esencia como ser humano, relegando la existencia femenina al ámbito de la biología, indica la periodista Lirians Gordillo en su investigación “La representación de género en el video clip cubano actual”, que en 2008 analizó más de 25 productos de ese tipo hechos en la isla.

Gordillo describe que, en esos espacios de comunicación, se construye una imagen de mujer eternamente joven, delgada, blanca y con rasgos faciales simétricos, referentes con implicaciones en la vida cotidiana y de manera especial en la salud de las mujeres.

Especialistas llaman la atención ante la tan alarmante proliferación de las llamadas “enfermedades de la belleza”, como lo son la anorexia y la bulimia, además del incremento de las cirugías estéticas en las adolescentes y jóvenes.

Sin embargo, la violencia simbólica tiene diferentes significados para las mujeres en diversas regiones y culturas. Además de negar la diversidad y los límites del cuerpo, se violenta y discrimina mucho más a las negras, asiáticas y a las indígenas de América Latina, quienes no encuentran referentes acordes a su cultura en las trasnacionales mediáticas.

Para Evelin Acosta, coordinadora de la Asociación Fuerza de Mujeres Wayuü-Sütüin Jieyü Wayuü, la violencia de género se relaciona también con la explotación indiscriminada de los recursos naturales.

La Asociación Fuerza de Mujeres Wayuü-Sütüin Jieyü Wayuü es una organización orientada a la protección y exigencia de los derechos de los pueblos indígenas en Colombia y especialmente el Wayuü.

“Si destruyen y maltratan la madre tierra, también violentan a cada uno de sus hijos e hijas, se rompe el contacto espiritual que tenemos con ella, provocando la pérdida y extinción de cada pueblo y su cultura”, declaró Acosta.

En opinión de Moya, una estudiosa de los nexos entre la teoría de género y la de comunicación, “la identidad cultural se cuenta, por eso los medios tienen que ser hoy un espacio que, desde los estudios de comunicación, incorporen en su andamiaje teórico todos los aportes del feminismo y de la teoría de género”.

La periodista insiste en que el análisis del sexismo en los medios no puede quedar circunscrito al sexismo en el lenguaje. “Si bien esta dimensión resulta muy importante, debemos llegar a analizar sus causas estructurales”, comentó.

Entre las condicionantes estructurales están las ideologías profesionales, las leyes del mercado, las políticas culturales y de medios que reproducen de manera constante el sistema de dominio patriarcal.

En su artículo “Género, feminismo y patriarcado”, la feminista e investigadora costarricense Alda Facio menciona, entre las instituciones de las sociedades patriarcales, al lenguaje ginope (cuando en una cultura el lenguaje no registra la existencia de una sujeta femenina), la familia patriarcal, la educación androcéntrica, la maternidad forzada, la historia robada, la heterosexualidad obligatoria, las religiones misóginas, el trabajo sexuado, el derecho masculinista, la ciencia monosexual y la violencia de género, entre otras.

Cambiar la imagen de las mujeres es tarea ardua pero posible, opinaron algunas de las participantes en el encuentro, entre ellas jóvenes cursantes del Taller de realización documental para mujeres cineastas y videastas líderes indígenas y comunitarias, celebrado en la EICTV durante el mes de noviembre.

Jaquelín Romero, miembro de la Asociación Fuerza de Mujeres Wayuü-Sütüin Jieyü Wayuü, comentó que ese tipo de acciones “nos brinda las estrategias necesarias para seguir visibilizando cuál es la situación del pueblo indígena en Colombia, y en especial del Wuayü. Lo que hemos aprendido aquí son herramientas fundamentales en nuestra lucha”, afirmó.

Una cineasta que ha testimoniado desde el celuloide el duro bregar de las comunidades indígenas en Colombia es Marta Rodríguez, una veterana luchadora aboga por la resistencia pacífica.

“La solución aún dista de visualizarse, pero creo en la resistencia pacífica, sin armas. Por ejemplo, el propio pueblo Wuayü que lucha por retornar a la tierra, por las semillas, por circular por los ríos pacíficamente sin que los paramilitares los masacren, por sus cantos y su identidad. Creo en la resistencia a través de la cultura, con la paz y la convivencia”, señaló.

La resistencia pacífica a lo largo de estos años ha incluido capacitaciones, el trabajo comunitario, la aprobación de leyes y debates constantes. Sin embargo, la violencia y el feminicidio —que ha llevado a definir los crímenes contra las mujeres como terrorismo machista—, no solo se mantienen sino que aumentan.

Por ello, feministas y mujeres de organizaciones sociales abogan por fortalecer las acciones colectivas de enfrentamiento a la violencia. En conversación con SEMlac, la escritora dominicana Chiqui Vicioso alerta sobre el incremento de la violencia contra la mujer.

“Yo ahora me encuentro en un punto extremo, porque las feministas llevamos décadas trabajando contra la violencia y, por el contrario, la violencia aumenta”, reflexionó.

“Creo que no hay otra alternativa que la movilización, y lo que estoy promoviendo en Santo Domingo es la organización de comités barriales contra la violencia. Estoy abogando por pasar a los hechos. Nosotras tenemos tantas cosas en contra, como los medios de comunicación y el alcohol, entonces hay que organizar la resistencia solidaria con las mujeres”.

 

Fuente: http://generoconclase.blogspot.com

1º de Diciembre, Día Mundial contra el SIDA…De ti depende!

1 Dic

Han pasado 29 años desde el primer diagnóstico, y el SIDA ahora se encuentra entre los top 10 de las epidemias más destructivas ya registradas. En Chile, la tasa sigue un aumento importante y sostenido… se torna evidente que la epidemia.

Hace unos 30 años que apareció en el mundo el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que causa el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida).
El primer caso apareció en Chile en 1984 y actualmente se calcula que hay unos 22.000 infectados con VIH-Sida, el 85% de los cuales corresponde a hombres. En nuestro país ocurre además que la mayor cantidad de los contagios ocurre por relaciones sexuales sin protección.

A 22 años del primer caso notificado por VIH en Chile, en 1984, la epidemia ha afectado a 17.203 personas (cifra acumulada, incluye las personas fallecidas). El número de casos anuales se incrementa en un 4% promedio anual.

• Hasta fines del 2004 se había notificado un total de 4.893 muertes por SIDA, un tercio de las personas notificadas, cifra que se espera revertir gracias a la cobertura total de las terapias antiretrovirales disponibles en nuestro país en el sistema público.
• A esto se suma la introducción del tratamiento con estos medicamentos en el 2005 en el plan AUGE, y que está disponible también para los pacientes afiliados a las Isapres.
• En cuanto a los enfermos de SIDA, el grupo de edad más afectado es entre 30 y 39 años,
• En el número de casos de SIDA, se observó un aumento sostenido hasta 1991, a partir de ese año las tasas se estabilizaron entre 2,5 y 3,2 por 100.000, comenzando a disminuir a partir del 2004, lo que puede atribuirse a la cobertura total de tratamiento antiretroviral, logrado en Chile en el año 2003 y que evita la aparición de enfermedades oportunistas impidiendo el paso a la etapa de SIDA.
• La tasa de mortalidad experimentó un aumento progresivo hasta el año 2001, cuando se observó la tasa más alta del período (3,6 por 100.000 habitantes). Desde ese año la mortalidad ha mostrado una disminución sostenida, llegando en el 2004 a 2,5 por 100.000 habitantes. La mortalidad más alta se observa en el grupo de edad de 30 a 39 años.
• En casos de portadores del Virus del SIDA sin síntomas, es entre 20 y 29 años. Esto es coherente con la historia natural de la enfermedad, donde el cambio de etapa de portador del Virus del SIDA a enfermo del SIDA, se produce después de alrededor de 10 años de haber contraído el Virus del SIDA La mayor proporción de nuevas infecciones está en el grupo de 20 a 29 años (37,8%).
• La principal vía de transmisión, sigue siendo a través de relaciones sexuales no protegidas (95% del total de casos notificados).
• La epidemia predomina en hombres (84%), cuyo número de casos supera al de mujeres a través de todo el período analizado, tanto en VIH como en SIDA.
• El 76,6% de los hombres lo hizo a través de exposición homo y bisexual y el 23,4% por exposición heterosexual.
• Las mujeres aumentaron su proporción en el total de casos hasta 1996, evidenciándose un claro descenso en la razón hombre:mujer hasta ese año, sin embargo, este indicador muestra una estabilización en los últimos 2 quinquenios.
• El 92% de las mujeres declara haber adquirido el virus en relaciones heterosexuales.
• La epidemia se sitúa cada vez más en personas con menores niveles educacionales y más desprotegida socioeconómicamente.
• Tanto en hombres como en mujeres, la mayor proporción de personas notificadas tiene enseñanza media, este porcentaje es superior en los hombres siendo cercano al 50%.
• La proporción de hombres con enseñanza superior también supera a las mujeres, mientras que en ellas la mayor proporción de casos tiene escolaridad básica.
• La tasa acumulada al 2006 es de 65,1 por 100.000 habitantes en VIH y de 54,2 por 100.000 habitantes en SIDA.
• La incidencia de VIH (casos nuevos anuales) mostró un aumento sostenido hasta el año 2003, se observa una leve tendencia a la disminución a partir del año 2004, tendencia que habrá que confirmar a medida que transcurra el tiempo.

Tan simple como la igualdad

25 Nov

 

 

 

Existe una verdadera preocupación social acerca de que la violencia contra la mujer es un obstáculo permanente para el logro de la paz, el desarrollo y la igualdad. Muchas instituciones manifiestan esta preocupación en diferentes áreas.

Los problemas que acarrea cierta discriminación o violencia contra las mujeres son infinitamente abarcativos. Quizás desde el lugar en el que estamos nos resulte difícil entender ciertas situaciones injustas. Y según cada caso en particular, pueden llegar a ser muy graves las consecuencias que una determinada política o forma de ser trae aparejada. Sólo con ponerse a pensar en forma abierta y yendo más allá de nuestro mundillo cotidiano, comienzan a aparecer infinidad de ejemplos y vivencias que, imaginamos, deben de hacer muy complicada la vida.

Hagamos una reflexión, e imaginemos al azar la vida de las mujeres indígenas en distintas partes del mundo, dentro de sus tribus.

Otra: ¿cómo será un día en la vida de una mujer refugiada, que debe ocultarse y someterse a poderes o gobernantes incomprensibles para salvar su vida?

Sigamos imaginando. La lista puede llegar a ser muy larga: las que viven apartadas en el campo, las mujeres internadas por razones de salud mental, las detenidas en cárceles, las indigentes, las niñas, las ancianas, las mujeres en guerras…

Si a todas estas mujeres la vida se les puede hacer muy pero muy difícil, se nos acabarían las palabras si pensamos en las mujeres discapacitadas que pasan por estas mismas situaciones.

¿Puede ser tan complicada la solución? No. La solución sería tan simple como pensar en un plano de igualdad entre el hombre y la mujer. La solución sería tan simple como sumar a cada una de las situaciones mencionadas el sencillo concepto de humanidad.

Las Naciones Unidas y la mujer

De manera universal se entiende por “violencia contra la mujer” todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino, que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

El instrumento rector por excelencia acerca de este tema es la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, emitida el 20 de diciembre de 1993. En su artículo cuarto dice que los estados deben condenar la violencia contra la mujer y no invocar ninguna costumbre, tradición o consideración religiosa para eludir esa obligación.

Además, la proclama aconseja a los Estados la aplicación de políticas encaminadas a eliminar la violencia contra la mujer recordando sus derechos fundamentales:

– El derecho a la vida.
– A la igualdad.
– A la libertad y seguridad de la persona.
– A igual protección ante la ley.
– A librarse de toda forma de discriminación.
– Al mayor grado de salud física y mental que se pueda alcanzar.
– A condiciones justas de trabajo y favorables.
– A no ser sometida a tortura, ni a tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes.

El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la Asamblea General ha declarado el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y ha invitado a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a que organicen en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer. Desde 1981, las militantes en favor del derecho de la mujer observan el 25 de noviembre como el día contra la violencia. La fecha fue elegida como conmemoración del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo (1930-1961).

Como AGL hacemos un llamado a seguir avanzando en materia legislativas y educacional hacia una igualdad de Género, pues estas son la únicas herramientas que permitirán erradicar las malas prácticas de la violencia de Género.

CONVOCAMOS A LOS CIUDADANOS, A LOS TRABAJADORES Y A LOS ESTUDIANTES Y SUS ORGANIZACIONES A SUMARSE A ESTE MOVIMIENTO, SUSCRIBIENDO EL PRESENTE MANIFIESTO Y ESTANDO ATENTOS A FUTURAS CONVOCATORIAS PARA MOVILIZARNOS POR EL DERECHO A UNA INFORMACIÓN LIBRE, PLURALISTA Y VERAZ DE TODOS LOS CHILENOS.

25 Nov

17 de noviembre de 2010.- El Consejo Nacional de Colegio de Periodistas de Chile, por acuerdo unánime de sus miembros, aprobó el pasado lunes 14 de noviembre la redacción de un Manifiesto por el Derecho a la Información de los Ciudadanos de Chile, documento que será distribuido a diversas organizaciones y personalidades, así como a periodistas, trabajadores y ciudadanos en general, a fin de expresar la disconformidad por diversas acciones que ha emprendido el Gobierno de Sebastián Piñera, y el aparato del Estado en general, en relación con decisiones que afectan el derecho de toda persona a acceder a una información veraz, oportuna y democrática.

A continuación, el detalle del Manifiesto:

Las organizaciones y personas naturales que firmamos el Manifiesto por el Derecho a la Información de los Ciudadanos de Chile:

1. Rechazamos el cierre de la edición en papel del diario La Nación, medida que fortalece la concentración duopólica de la prensa escrita en dos grandes empresas, las que son propietarias de diarios y revistas a través de todo el país.

2. Rechazamos el Decreto Supremo del gobierno de Sebastián Piñera que prorroga por cinco años las transmisiones experimentales de televisión digital, desviando el sentido y objetivo de la facultad de que dispone la Subsecretaría de Telecomunicaciones en esa materia. El Poder Ejecutivo tiene la obligación de dar curso a la tramitación del proyecto de ley que modifica la ley orgánica sobre el Consejo nacional de Televisión, el que legisla, entre otros temas, lo relativo a las concesiones sobre televisión digital.

3. Denunciamos otros atentados contra la libertad de expresión como la aplicación de facto de disposiciones legales que están en abierta contradicción con los compromisos internacionales del Estado chileno ratificados por el Poder Legislativo y exigimos su derogación.

4. Repudiamos el enjuiciamiento del reportero gráfico y dirigente metropolitano Marcelo Garay y el allanamiento a radios ciudadanas, el martes 9, por funcionarios de la Policía de Investigaciones que requisaron sus equipos.

5. Denunciamos la peligrosa orientación del Gobierno de Sebastián Piñera a la concentración del poder comunicacional en pocas manos, la que atenta contra el espíritu y la letra de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José), ratificado por Chile el 21 de Agosto de 1990, que en su Artículo 13 sobre Libertad de Pensamiento y de expresión indica textualmente:

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:
a) el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o
b) la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.”

* Proponemos que nuestra Constitución Política consagre el Derecho a la Información de los ciudadanos y obligue al Estado a garantizar su pleno ejercicio, ante los perniciosos efectos de la política de concentración comunicacional del Gobierno de Sebastián Piñera.

* Expresamos nuestro firme propósito de defender el pluralismo informativo en la prensa escrita, luchando para que el diario La Nación se convierta finalmente en un medio de comunicación público, siguiendo el modelo de Televisión Nacional de Chile.

* Exhortamos al Congreso Nacional a actuar de manera tal que la nueva legislación sobre televisión digital, al igual que las normas del sistema de radios ciudadanas y de la futura radio digital, sirvan efectivamente a la democratización y al pluralismo de las comunicaciones en Chile.



http://colegiodeperiodistas.cl/

 

19 Nov

Violencia intrafamiliar, una historia que no quiere parar

15 Nov

“No sentimos remordimiento, porque entendemos que mi papá está descansando de todas sus locuras. Sentimos alivio, porque hace meses que no dormíamos”. Son las palabras de Claudio Romero Díaz (21), quien se encuentra con arresto domiciliario, tras permanecer ocho días en prisión preventiva, luego de que confesara haber matado a su padre, la noche del 4 de noviembre, y después de lo cual ha alegado “legítima defensa”, en un episodio de violencia intrafamiliar.

El joven aún tiene marcas de la pelea ocurrida en su casa del condominio Los Fundadores de Maipú, la cual comenzó cuando, según la declaración de su madre, Claudio Romero Martin (40) “llegó alcoholizado, comenzó a amenazarme e insultarme, como lo hacía siempre”.

Mientras recuerda el hecho, el joven dice estar tranquilo, pero está consciente de que “si mi papá hubiese quedado vivo, yo tengo claro que me habría matado, y también a mi mamá y hermanos”, a quienes, según ha declarado la familia, defendió de agresiones y amenazas de muerte.

Durante su cautiverio en la cárcel Santiago I, Claudio escribió a su madre, María Eugenía Díaz, para pedir que a su padre “le den lo mejor de lo mejor” en su funeral. “Dale un trato digno a mi papá. Tú sabes el amor que yo le tenía y le tengo. Y veo esto como que le di la tranquilidad que él jamás hubiese conseguido por sí solo”
Pese a reiterar que fueron “años de amenazas”, insiste en que “la compañía de él era incondicional, era mi salvador y hubiese dado cualquier cosa por nosotros, y después de a poco fue cambiando, ahora último por el más mínimo motivo estallaba”. Agrega que “todos los que conocían a mi papá le tenían algún temor, algún recelo y miedo. Para él eran todos inferiores”, recuerda el imputado. También cuenta un episodio anterior de violencia ocurrido hace una década: “Nunca le levanté la mano a mi papá”, excepto “cuando vivíamos en la parcela (en Calera de Tango), en que él amenazó a mi mamá con una pistola. Yo se la quité, se cayó y se desarmó y no la supo volver a armar”, relata, “El amenazaba a mi mamá y le decía que podía ocupar el arma que tenía. El siempre la mantenía cargada y yo la descargaba y escondía”, agrega.

Sin embargo, cuenta el joven, su padre podía agredirlos con cualquier elemento: “En mi casa no había cosas contundentes, los adornos ya habían cambiado para que no tuviera nada a la mano para agredir. Pero al último fue aprendiendo que si golpeaba a mi mamá con algo de goma no quedaban marcas mayores”

El sábado 27 de noviembre es el día…

15 Nov

¡¡¡ Todxs a marchar por la reconstrucción regional!!!

“Esta primavera, a 9 meses del terremoto y maremoto, vamos a celebrar y convocar la solidaridad, el apoyo mutuo, y la organización popular”

27 de NOVIEMBRE:

15°° hrs. Plaza España, marcha carnaval

17°° hrs. Diagonal Pedro Aguirre Cerda, acto social y musical