¿Qué es patriarcado?

El Patriarcado


· Miles de años ha durado el patriarcado y con ello el machismo, miles de años las mujeres y los niños han sufrido la dominación y la esclavitud disfrazada de trabajo doméstico.


· Pero no siempre el hombre ha discriminado y explotad a la mujer. Según varios antropólogos hubo una larga era de la humanidad en la que no existió el patriarcado.

¿Qué es Patriarcado?



Se define como un sistema de dominación sexual que se concibe además, como el sistema básico de dominación sobre el cual se levanta el resto de las dominaciones, como el de la clase, de raza, etc.


“patriarcado, derivado de la palabra patriarca, proviene del griego patriárchees, que significa Patria, descendencia o familia; y archo, que expresa mandato”.


En el Siglo XIII, este vocablo ya se utilizaba para referirse al territorio y al gobierno de un patriarca, persona que por su edad y sabiduría ejerce autoridad en una familia o en una colectividad, y posteriormente, en el siglo XVII, se empleó para nombrar la dignidad del patriarca.


El diccionario de la Real Academia Española define la palabra patriarcado como “una organización social primitiva donde la autoridad es ejercida por un varón, jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aún lejanos de un mismo linaje”.


Ø Las acepciones de esta palabra no se limitan a las arriba señaladas, pues a partir de los años 70 adquirió una nueva significación, generada por la teoría feminista para referirse a la dominación masculina en las sociedades antiguas y modernas.


Con este concepto, las feministas denuncian una situación de dominación masculina en la que los hombres aparecen como agentes activos de la opresión hacia las mujeres.


La antropóloga Marta Moia define al patriarcado como un orden social caracterizado por las relaciones de dominación y opresión establecidas por unos hombres sobre otros y sobre todas las mujeres y criaturas. Así, los varones dominan la esfera pública, gobierno, religión, y la privada, que se refiere al hogar.


Por su parte, la también antropóloga feminista Marcela Lagarde, explica que el patriarcado se caracteriza por tres aspectos:


1. Es la oposición entre el género masculino y el femenino, asociada a la opresión de las mujeres y al dominio de los hombres en las relaciones sociales, normas, lenguaje, instituciones y formas de ver el mundo.


2. Se refiere al rompimiento entre mujeres, basado en una enemistad histórica en la competencia por los varones y por ocupar los espacios que les son designados socialmente a partir de su condición de mujeres.


3. Finalmente, apunta que el patriarcado se caracteriza por su relación con un fenómeno cultural conocido como machismo, basado en el poder masculino y la discriminación hacia las mujeres.


Explica también que el poder patriarcal no se limita a la opresión hacia las mujeres, sino también hacia otros sujetos sometidos al mismo poder, como es el caso de las niñas y niños, la juventud o aquellos grupos que por clase social, origen étnico, preferencia religiosa o política, sean minoritarios o diferentes al grupo dominante.


De esta forma, podemos resumir que el concepto patriarcado designa una estructura social basada en el poder del varón, principalmente en las esferas política y económica y generalizada a todos los ámbitos como dominio masculino sobre las mujeres y la sociedad en general.


Pero… ¿Qué Había antes del patriarcado?


Un matriarcado y esta es una organización social basada en la preponderancia de la autoridad materna. Es una forma de sociedad en donde el poder reside en la mujer especialmente en madres de una comunidad; en ella la mujer tuvo los mismos derechos y la misma posición social y política que los hombres.


Esta época se caracterizó en Europa, igual que la comunidad indígena en América, y su principal característica la no existencia de la propiedad priva- da y el Estado y sí en cambio tuvo una verdadera democracia acorde con la naturaleza, basada en la fraternidad y en el amor.

La mayoría de los historiadores postulan que existieron (y que aún existen) matriarcados, sobre todo en algunas sociedades primitivas.


Ø El Matriarcado difiere de matrilinealidad, “el hijo es identificado en términos de su madre en lugar del padre; familias se forman a lo largo de líneas sanguíneas femeninas. Por ejemplo, en la tradición Halaja Judía, sólo si una persona nace de una madre judía es considerada automáticamente judía. Por lo tanto, la descendencia Judía es pasada de madre a hijo.
Así, el Matriarcado, es una combinación de : matrilnealidad y matrilocalidad (1). … Pero lo que es más importante es el hecho que la mujer está a cargo de la distribución de los bienes para el clan y, especialmente, las fuentes de nutrición, campo y comida.


Son seis los autores que estudiaron el matriarcado: Bachofen, Morgan, Engels, Marx, Malinowsky y Reich.


El más destacado de ellos, Bachofen, fue un alemán, doctor en derecho, quien basándose en estudios de la religión, mitología, teatro y filosofía de la antigua Grecia, llegó a la conclusión de que antes del patriarcado hubo una sociedad basada en el derecho materno.


Según Bachofen en su obra “Das Mutterrecht” (1861) y los primeros etnólogos, las sociedades “primitivas” supuestamente vivían sin que existiese el matrimonio, ni ningún tipo de emparejamiento estable entre los individuos. (régimen de “hetarismo”: las hetarias eran prostitutas de lujo en la antigua Grecia). Por tanto, ante la inseguridad que generaba esta situación con respecto a la identidad del padre, los hijos se tenderían a agrupar en torno a la madre.


La historiografía tradicional ha aceptado las teorías de Bachofen y relaciona este paso del matriarcado al patriarcado con la llegada de las oleadas de pueblos indoeuropeos, surgidos en el Cáucaso hacia el cuarto milenio antes de Cristo, que llegarían a Europa hacia la Edad del Bronce.


El cambio en la estructuración social provocal cambio de las características que se dan: se pasa de deidades femeninas, generalmente con los atributos relacionados con la fecundidad muy exagerados, a deidades masculinas con atributos guerreros.


“… los núcleos de población se agruparon ante todo alrededor de las madres, pues las mujeres por su condición más sedentaria cultivaban con sus hijos los campos constituyendo, por tanto el protoplasma de la vida social…”


“En el grupo humano es sobre todo la madre la que aparece esencialmente como fuente de toda vida, de un modo particular en esa época en que la unión conyugal no existía de modo estable.”
“Como fuente de toda vida” expresión que hace referencia a la madre, expresa la creencia arcaica de que la mujer sola creaba al nuevo ser, se creía que la reproducción era asexuada, no intervenía el varón, se realizaba por partenogénesis / virginal / hermafrodita / agámica / afrodita ( afrodita = sin cooperación del sexo masculino.


Entre la madre y los hijos existirían lazos muy fuertes mientras no existía vinculación varón-mujer, ni vínculos entre el padre e hijos. La razón principal estaría basada en el hecho de que el varón desconocía ser padre de sus hijos, por lo que se creía que la mujer era madre virgen.

Del matriarcado al patriarcado


“Allá donde la descendencia se sigue por la línea femenina como lo era universalmente en el período arcaico… y cuando la descendencia sigue la línea masculina -a la cual pasó después de la aparición de la propiedad-…”.


La familia matricéntrica compuesta por la madre y los hijos formaba una unidad económica autosuficiente: la madre proporcionaba los alimentos vegetales y los hijos los de la caza o pesca, por lo que era muy grande la influencia femenina en la sociedad. Ella desempeñaba el principal papel en el terreno económico, regía la estructura social y ejercía el poder.
Y continuó perviviendo instituciones matriarcales a principios del nacimiento de los Estados, entre ellos la herencia al trono por vía matrilineal, lo que pone de relieve la presencia del matriarcado arcaico.


Ø Declara el historiador BRIFFAULT: “…existen pruebas que sustentan la opinión de que las antiguas sociedades estatales poseían instituciones matrilineales inmediatamente antes e inmediatamente después de alcanzar la categoría de Estado”.


Así que en la Prehistoria y en algunas regiones todavía a principios de los tiempos históricos, estuvo vigente una sociedad matriarcal pacífica (virginal) en la que lo femenino jugaba el principal papel en el mundo social”En las más antiguas culturas agrícolas, mandan sin ninguna traba las mujeres: la gran madre incluso tiene a sus servicio una corte de doncellas, hijas, nietas, parientes, etc.”


En el matriarcado se Vivía en plácidas comunidades sin guerras porque la autoridad era ejercida legítimamente por descendientes matrilineales de la Madre Ancestral ( Diosa que había dado origen al pueblo). Todavía a principios de los tiempos históricos existe evidencia de que las tribus (matrilineales) independientes, estaban bajo el gobierno de una Soberana legítima y se asociaban con otras para tratar cuestiones públicas, políticas y religiosas en Confederaciones democráticas de ciudades-estado.


Se reunían en Asambleas presididas por una Reina Sacerdotisa Suprema que presidía el Consejo y en el que participaban y votaban delegados de las ciudades-estado. Se reunían en un Santuario para celebrar fiestas en las que solicitar a la Diosa que ejerciese su función de Protección sobre los campos para que produjeran ricas cosechas y los asegurase contra las inclemencias del tiempo, así como para impartir justicia y celebrar ferias comerciales.


Sin embargo a pesar de que desde el inicio de la cultura humana la mujer había ejercido el poder político, religioso y económico, en un momento dado se la desplazó del ejercicio del poder y de la actividad productiva, se la relegó a segundo plano y empezó a desempeñar un papel subordinado, se produjo la “evolución” de la familia matriarcal e implementación de la patriarcal y a la vez que la sociedad modificó sus actitudes pacíficas ; emergieron conductas violentas y guerreras.


Varios son los factores que explican la pérdida del poder femenino y la sustitución de la familia matriarcal por la patriarcal. Factores interactuando entre sí y en retroalimentación sistemática entre todas las variables que produjeron el paso del matriarcado al patriarcado.


Para ilustrar uno de estos factores: una anécdota de infancia que me contó un investigador en cultura celta, llamado Fernando ARROYO. Él narra (2000):


“En cierta etapa de mi niñez, la pandilla del barrio en que vivía era liderada por una chica (con diferencia la más inteligente de todo el grupo). Durante esa etapa nos dedicamos a actividades lúdicas de tipo intelectual básicamente (relatábamos historias, realizábamos interpretaciones teatrales, etc.), y ello sin menoscabo de otros juegos o actividades de tipo deportivo.
Ocurrió que cuando ya crecimos un poco, uno de los chicos del grupo descubrió un fatídico día de discusión que desembocó en enfrentamiento, que era más fuerte (físicamente) que la señorita. Ese día el pequeño gran hombre pasó a liderar la pandilla y, desde entonces, las cosas no volvieron a ser como antes: Juegos bélicos, fútbol y más fútbol, peleas, rivalidades absurdas, gamberradas…


…. “Y esto no es un alegato feminista y pelotero que trate de menospreciar al hombre, pues hombre soy al fin y al cabo y comprendo perfectamente cuáles son mis defectos y virtudes, y consciente soy de lo desacertado de las generalizaciones”


El patriarcado Paso a ser entonces el ejercicio de la autoridad, fuente de dominación de toda organización de la sociedad, de la producción y el consumo a la política, el derecho y la cultura y por ende las relaciones entre personas se enmarcan por relaciones de dominación y violencia que luego se originan en la cultura y las instituciones.


“Sin la familia patriarcal, esta forma de estructura familiar quedaría desenmascarada como una dominación arbitraria y acabaría siendo derrocada”.


Tanto en el campo de la religión o del gobierno, la figura del padre se ha vinculado a un personaje sabio, previsor y protector. En este contexto patriarcal, las mujeres son consideradas personas subordinadas cuya principal misión era procurar la reproducción física de la especie.(hay que tener en cuenta que años atrás la esperanza de vida era escasa y la mortalidad infantil muy elevada) Con estos indicadores y una insuficiente acumulación de excedentes la mayoría de los grupos humanos se hallaban permanentemente en peligro de extinción. Ello exigía, por parte de las mujeres, una dedicación casi exclusiva a las labores de gestación, cuidado y educación de los hijos, que dio lugar a una división sexual del trabajo.


En las sociedades tradicionales, hombres y mujeres tenían universos culturales separados y complementarios, y en esos ámbitos disponían de una competencia propia que tendía a ser exclusiva.


Las mujeres son las que peor paradas han salido de esta situación, pues al convertirse en una de las claves de la conservación social, resulta comprensible que el sistema patriarcal practicara un control de la fecundidad. Actualmente, han penetrado por todas partes rasgos modernos, pero todavía podemos encontrar bastiones de la tradición en todo tipo de actividades.


La sociedad patriarcal considera que la figura de un hombre da protección a la madre y a los hijos, otorgando además legitimidad a estos últimos. Dentro de esta estructura, ser hijo de un padre procura la adscripción e integración en un grupo social determinado.


Para que esta operación sea posible, se hace necesario algún mecanismo institucional que de legitimidad a los hijos que tengan las mujeres. Aquí es donde mediante el matrimonio no tan sólo se consigue que se efectúen transferencias sobre la titularidad de derechos y obligaciones de las personas que transitan de un grupo a otro, sino que se logra que los hijos que nacen de una mujer sean atribuidos a su marido, el cual en calidad de padre se hace socialmente responsable.

Crisis del patriarcado.


Cuando se habla de crisis del sistema patriarcal se hace referencia al debilitamiento de un modelo de familia basado en el ejercicio estable de la autoridad/dominación sobre toda la familia del hombre adulto (cabeza de familia). En la década de los 90, es posible encontrar indicadores de esta crisis en la mayoría de las sociedades, en especial en los países más desarrollados. Los factores que explican esta crisis son: la disolución de hogares de parejas casadas, movimientos de identificación de género y sexual, algunos factores demográficos y una serie de condiciones de inestabilidad familiar.


Movimientos sociales de identificación de género y sexual


Hay dos movimientos sociales que, bajo el punto de vista de varios autores, ha contribuido a erosionar o quebrantar la estructura patriarcal. Estos dos movimientos sociales son el feminismo y los movimientos de identificación sexual, es decir, el movimiento gay y lesbiano.

El feminismo


El movimiento feminista es extraordinariamente diverso. Es un movimiento que desafía al patriarcado, aunque en esencia es una redefinición de la mujer. Esta (re)definición la realiza de dos formas distintas: en unas ocasiones afirmando la igualdad entre hombres y mujeres y, en otras, afirmando la especialidad esencial de las mujeres.


El feminismo se fundamenta y se ha desarrollado en base al patriarcado, tomando como una de sus herramientas de trabajo la perspectiva de género. Esta se ha desarrollado a través de los medios de comunicación, propuestas legislativas y políticas de no discriminación por razón de género, ha ido elaborando un discurso sobre la igualdad sexual.


¿El fin del patriarcado?


En muchos lugares, por no decir en todos, el patriarcado sigue siendo la estructura familiar dominante pese a que cada vez son más importantes los elementos que han provocado la crisis. Por este motivo, aquellos que quieren seguir manteniendo esta estructura deben intentar volver a legitimar aquellos valores que años atrás se suponían eternos, naturales e, incluso, divinos.


La capacidad o incapacidad del movimiento feminista o de los movimientos de identificación sexual para institucionalizar sus valores dependerá esencialmente de su relación con el Estado, el aparato que ha constituido el último recurso del patriarcado a lo largo de la historia. Sin embargo, las demandas que plantean al Estado los movimientos sociales, atacando las instituciones de dominación en sus raíces, surgen en un momento idóneo, puesto que el estado parece encontrarse en muchos lugares en plena crisis estructural…


El patriarcado es la forma de organización familiar más extendida en los países desarrollados. Actualmente esta forma de organización está en declive, aunque aún podemos considerarla como importante. En este tipo de organización, la mujer ocupa un papel secundario y se encarga de las tareas de producción/reproducción.


Debido a la legitimidad de la que goza nunca antes se había cuestionado, es ahora cuando muchas personas empiezan a cerciorarse de que no es la única forma de organización familiar posible y de las desigualdades que supone.


Las nuevas formas de organización familiar, los movimientos de liberación sexual, la inestabilidad familiar y cambios demográficos, son algunos de los agentes que están contribuyendo a la crisis de esta forma de organización familiar. Según las estadísticas cada vez son más los hogares unipersonales o monoparentales, y estos tienen total legitimidad por parte de la sociedad.


Detrás de esta estructura se esconden una serie de desigualdades de género que, en ocasiones, acaban violentamente. Este tipo de violencia, la violencia doméstica, no siempre viene dada por factores como las drogas o el alcohol, sino por la subordinación de la mujer respecto el hombre.


Considero que, si los factores citados anteriormente continúan adelante, el patriarcado dejará de ser la estructura familiar por antonomasia y pasará a ser una forma de organización secundaria. “Cada vez son más las personas que viven fuera de este sistema familiar y organizan su familia de otro modo distinto a este tan fuertemente establecido”.


Propuesta: Las mujeres deben participar en equidad en el discurso de la modernidad para lograr una verdadera democracia. Las mujeres tienen que crear una estética, ética y política feministas. Hay que fomentar la solidaridad entre mujeres. Los hombres tienen que redefinir su relación con las mujeres y el mundo!!!

(1) Matrilocalidad, usado por algunos antropólogos para describir sociedades en donde la autoridad maternal se basa en relaciones domesticas, debiéndole al esposo unirse a la familia de la esposa, en lugar que la esposa se mude a la villa o tribu del esposo, así, ella es mantenida por su familia extendida, y el esposo tiende a estar socialmente aislado.
http://personales.com/espana/zaragoza/martincano/fe.4matriarcado.htm, http://www.sapiens.ya.com/fdo1115mu/FEMINISMO/MARTIN_CANO.htm, http://www.rompiendoelsilencio.cl/artimarz6.htm
http://www.ecumenico.org/leer.php/1020 y en http://www.monografias.com/trabajos37/mujer-como-diosa/mujer-como-diosa2.shtml
Resumen: En este artículo se presentan una serie de hechos que explican la subordinación femenina tras la revolución patriarca.

http://es.geocities.com/culturaarcaica/1factoresalpatri.html)http://www.libertadeslaicas.org.mx/pdfS/Movimientos%20l%C3%A9sbico%20gays/08010504.pdf

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: