Introducción al género

En los 60 los movimientos feministas realizan intentos por comprender la subordinación de las mujeres denunciando que la historia de la dominación del hombre hacia la mujer no estaba escrita .Dentro del espectro académico surge la inquietud de crear teoría acerca de las condiciones de vida de las mujeres , rescatando el pasado, el presente y los aportes de estas a la sociedad, en resumen Visibilizar y Explicar nuestros roles. Así surgen los Estudios De La Mujer, evidenciándose dos posturas una centrada en la sociedad y la otra en las mujeres propiamente tal. A partir de estas abstracciones se consigue establecer el siguiente enunciado:

No se avanzará sólo estudiando a las mujeres, el objeto es mas amplio .Requiere el análisis de todos los ámbitos de relación hombre-mujer, mujer-mujer, hombre-hombre. Siendo un sistema mas neutral que el del patriarcado, ya que el de sexo-género pretende explicar estas variadas formas de relacionarse.


Género: (Rubin, 1986) Conjunto de disposiciones por el que una sociedad transforma la sexualidad biológica en producto de la actividad humana y en el que se satisfacen esas necesidades humanas transformadas.


Ya en 1955 el investigador John Money, propuso el termino de género (gender rol) atribuible al conjunto de conductas relacionadas a hombres y mujeres. Pero fue Robert Stoller quien comenzó a solidificar la base empírica del concepto indicando la clara diferencia entre sexo y género.


Es decir los sistemas de género/sexo son los conjuntos de prácticas, símbolos, representaciones, normas y valores sociales que las sociedades elaboran a partir de la diferencia sexual anatomofisiológica y que dan sentido a la satisfacción de impulsos sexuales, a la reproducción de la especie humana y en general al relacionamiento entre las personas.


Existen dos condiciones de diferenciación hombre–mujer desde el género:


a) “Relaciones sociales de sexo”, la división sexual del trabajo como núcleo de la desigualdad.

b) Otra perspectiva enlaza el status y prestigio social distinto para a hombres y a mujeres. (Universal de Sherry Ortner).


Género es una categoría conceptual y analítica que se utiliza para comprender y explicar las relaciones de inequidad, dominación, discriminación y violencia que existen entre los hombres y las mujeres.


Es importante hacer la distinción entre los términos “SEXO” y “GENERO”.


“Sexo” se refiere a las características físicas del cuerpo, de origen biológico o genético. Acepción biologica propiamente tal (hormonas,gonadas,genitales externos internos diferentes en hembra y varón) .


“Género” ha sido definido como “el sexo socialmente construido” (De Barbieri, 1992).Alude a las cualidades distintivas de los hombres – IDENTIDAD MASCULINA – y las mujeres – IDENTIDAD FEMENINA – que son creadas social y culturalmente. Se relaciona con cantidad de masculinidad o femineidad de una persona.


Según el pensamiento dominante, la posición más lógica indica que el sexo femenino es desarrollo automático del género femenino. La realidad desmiente aquello ya que se entiende que está condicionado (Vestimenta, trabajo, personalidad……….)


IDENTIDAD DE GENERO DETERMINA PAPEL DEL GENERO
(SENTIRSE COMO…) (VIVIR COMO……)


Género es, entonces, “el conjunto de rasgos de personalidad, actitudes, sentimientos, valores, conductas y actividades que la sociedad adscribe diferencialmente a los sexos” (De los Ríos, 1991).


La socialización de los géneros empieza desde antes del nacimiento de un niño o una niña. La familia envía mensajes al niño o niña que reflejan las pautas de la cultura en torno a lo que “debe ser” un hombre o una mujer se conjuga con un despliegue de expectativas, de prescripciones y de prohibiciones que van señalando cuales son los comportamientos esperados de ese niño o esa niña .Esta diferencias se ven reforzadas durante todo el ciclo vital por muchas otras influencias culturales y agentes de socialización: amigos, escuela, colegio, universidad, trabajo, medios de comunicación, iglesia, entre otros.

Este conjunto de expectativas, aprobaciones y prescripciones constituyen los Estereotipos De Género, los cuales varían históricamente, y se expresan también de diferentes maneras, según las diferentes culturas .Los Estereotipos tienen una raíz profunda en la sociedad. Tan profunda que se llega a creer que existe un fundamento biológico en las conductas de mujeres y hombres. Por lo tanto, se considera (falsamente) que esas formas de ser hombres o mujeres son determinadas por “la naturaleza. Siendo las cualidades que se espera de las mujeres son socialmente desvalorizadas.


La construcción simbólica de las diferencias sexuales, pone el acento en que los sistemas de representación de los géneros en las distintas culturas son claves para la reproducción de los estereotipos femeninos y masculinos. La transmisión cultural de las relaciones entre hombres y mujeres incide en las conductas y en las acciones de éstos. Por tanto, la perspectiva de género propone la indagación de las construcciones simbólicas de las categorías de género como punto central para elucidar las relaciones entre masculino y femenino en una cultura determinada, relaciones que se evidenciarán luego en el entramado social y económico.


Por su lado, la vertiente de la construcción social del género, enfatizará en la idea de que es preciso conocer primero qué es lo que las mujeres y hombres hacen en las distintas sociedades y cómo ese hacer determina su posición en la estructura social. Así la división sexual del trabajo y el circuito de producción, distribución y consumo será un ámbito privilegiado para saber cuál es la relación entre los géneros en los distintos grupos humanos.


Al asumir esta conceptualización, se reconoce que una sociedad patriarcal construye las relaciones sociales desde una base de dominación y subordinación entre los géneros, al asignar a las mujeres papeles entre de la división social del trabajo los procesos productivos y políticos (Córdoba y Faerron, 1996).


Entender que las relaciones entre hombres y mujeres no están determinadas por el orden de lo natural sino por funciones que responden a relaciones de poder, donde las mujeres son la principales responsables de las labores domésticas y se concibe a la familia como una unidad dinámica donde se reproducen las jerarquías sociales, y sujeta a los patrones ideológicos – normativos del sistema patriarcal, es comprender que la sociedad está basada en relaciones opresivas (Córdoba y Faerron, 1996).


Ahora bien, la perspectiva de género implica que, precisamente por ser determinadas social e históricamente, las relaciones de inequidad, dominación, discriminación y violencia entre hombres y mujeres estas relaciones PUEDEN Y DEBEN CAMBIAR.


Construir nuevas formas de vínculos, a partir de las diferencias, abrirá posibilidades de complementación, de búsqueda de alternativas a los roles estereotipados y de relaciones con sentido de equidad entre hombres y mujeres .


Las mujeres y los hombres pueden y deben aprender a relacionarse en libertad, en igualdad de condiciones y con respeto a la diversidad humana.


La perspectiva de género implica una ruptura epistemológica, quizás la más importante en las ciencias sociales contemporáneas (Fraser, 1989). Se trata del reconocimiento de una dimensión de la desigualdad social hasta entonces no trataba, subsumida en la dimensión económica, ya en las teorías de las clases, ya en las de la estratificación social (De Barbieri, 1992).


Entonces los estudios de genero se refieren a los avances en relación al estudio de las ciencias del comportamiento , el análisis de la construcción social de la mujer y del hombre ,las formulaciones sobre el espacio microsocial ,las teorías sobre género como eje articulador de los sistemas sociales.


Le pensamiento dominante de la mujer, frente a estas condiciones objetivas, es aceptar la propia desvalorización y adoptar el punto de vista de la cultura. La tarea como libertarias y libertarios es siempre la denuncia, el desarrollo de las construcciónes socio políticas basadas en la autodeterminación del ser hombre o mujer de manera complementaria con la conciencia clara y la firme convicción de que no se alcanzará la igualdad hombre-mujer mientras permanezcan las instituciones que fomentan la estructura de dominación que ha permitido descaradamente que los patrones culturales se perpetúen y sean reconocidos de manera natural.

Bibliografía:

Enrique Gomariz : “Los Estudios De Genero Y Sus Fuentes Epistemológicas Periodización Y Perspectivas”

Ann Oacklay: “La mujer discriminada, Biología de la Sociedad”.


Teresita de Barbieri:”Sobre la Categoría Género. Una Introducción Teórico Metodológica.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: